Una aventura MUY espantosa, por Jessica

Pasé este verano en el Caribe. Me gustó mucho. Pero un día tuve una aventura espantosa. Estuve nadando en el mar. El agua estaba calentita. De repente, oí gritos desde la orilla. Levanté la cabeza y vi por qué. En la distancia, vi algo pequeño y oscuro. ¡Fue un tiburón!

Grité ‘¡aagh!’ y pensé en qué se debía hacer en caso de un ataque. Empecé a nadar pero el tiburón me vio y en dos segundos me alcanzo. Estuve aterrorizada. Traté de nadar pero no llegué a ninguna parte.

en la boca del tiburon

‘¡Aííí!’ sentí los dientes del tiburón en mi espalda. Fue doloroso. Entonces todo se volvió negro…

Me desperté en el hospital. Estuve en dolor. La enfermera me dijo que mi madre estaba aquí y estaba preocupada. Ella me dio analgésicos, y fue a buscar a mis padres.

en el hospital

Vinieron y me dieron un regalo. Me dijeron que un hombre me rescató y que me trasladaron rapidamente en una ambulancia a la hospital. ¡Estuve muy agradecida! Afortunadamente, sobreviví para contar la historia…

Advertisements

One Reply to “Una aventura MUY espantosa, por Jessica”

Comments are closed.